Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE El BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

miércoles, 20 de marzo de 2019

Recorrido hasta las Placas Solares


 Parece que las fuerzas van llegando con resultados óptimos y ya es momento de ajustar los recorridos al ritmo de la mayoría. 
 Ese día, la ruta programada para el "tranquilo y paseante" grupo C, quedó "desierta" ya que, un atisbo de valentía, tras convencernos a los posibles participantes de ese recorrido, hizo que nos uniésemos a los intrépidos veteranos que hacen la ruta B, toda una aventura que aceptamos Javier y quien suscribe muy animados para afrontar el reto.


 Solo sería ampliar diez kilómetros a nuestro recorrido inicial, pero claro, el ritmo es otra cosa.   Teníamos la confianza que sin problemas, terminaríamos con gran solvencia aquella ruta preestablecida. 
 Y así fue. 
 Podemos considerarnos ya, participantes para las rutas B.


 Si algo hubiere que destacar de este CLUB, (entre otras cosas) en este día, fue el numeroso grupo formado para esa ocasión y las "contiendas" acaecidas por los caminos se resolvieron entre todos de manera rápida y precisa. 

 Se rodó nuevamente por tierras Toledanas y un verde paraje a las puertas de la Primavera, acompañó en gran parte a los ciclistas Alameños que fuimos entre la vegetación existente a orillas del Arroyo del Riachuelo, un Arroyo tan crecido por la zona de paso de nuestra ruta que, recorrimos casi en su totalidad por la orilla en busca de un acceso para cruzar al otro margen.

 Esqueléticos bosques tocados por los incendios, contrastaban en el bello entorno, con esa pena y rabia que el daño ha ocasionado a la indefensa naturaleza.





El sobre-esfuerzo aplicado en forma de palanca en el pedaleo y con gran potencia ejercida a la cadena y hacia los piñones de tracción de la rueda motriz, separó uno de los eslabones de unión, rompiendo al instante toda conexión con las piernas motoras que lo ejercían.

 Bueno, el caso es que Mariano rompió la cadena. 

 Y aprovechando el desaguisado mecánico, hicimos un descanso merecido.  



Sin tardanza, seguimos hacia nuestro cruce de caminos de las placas solares, habiendo recorrido la mitad de la ruta.



El destino, unos kilómetros más adelante quiso que nos cruzásemos con los participantes de la ruta de carretera y tras unos efusivos saludos moviendo los brazos al viento despedimos ese encuentro pasajero.


 Poco más tarde, concluimos esta nueva aventura de Domingo con el merecido refrigerio de fin de etapa. Quedando registrada para un futuro la ruta de ese día.

lunes, 11 de marzo de 2019

Tres para Tres.


  Otra ruta C de este Club Ciclista para encauzar a sus participantes hacia el gran grupo.

  En esta ocasión se rodó por tierras Toledanas limítrofes a nuestro pueblo (El Álamo) con caminos rápidos y suaves repechos, de fácil ciclado.
  Estos estaban espectaculares y en perfectas condiciones tras el riego de las recientes lluvias, los campos agradecidos, ya tapizaban con el verde oscuro  parte de la geografía de nuestro recorrido agradando aun más nuestra vista.


  Javier, Juanma y JJ, fueron los afortunados de ese día para esos trayectos.
  Recorrido concurrido, pues es resto del Club, coincidía por los mismos sitios de la ruta, aunque, extendiendo y ampliando la zona con el resultado de hacer más kilómetros.

  Como cada salida, hubo (otra vez, jajaja) algún contratiempo con el GPS, y en alguna ocasión nos mandaba rodar por sitios que la lógica no te permitía obedecer. Nuestra experiencia y veteranía, corregía estos pequeños desaguisados, haciendo caso omiso al artefacto guía. La verdad es que, casi no lo necesitábamos.


  Un gran día soleado donde pudimos disfrutar de este deporte que une y fortalece si cabe, las amistades entre personas de muy distintas personalidades.



  Este breve resumen, implica que, nos afiancemos como equipo y hagamos cada día más grande este Club Ciclista.

  Ese día los cumples de Mercedes y Mariano contribuyeron a hacer aún más agradable la jornada ciclista. 

     
 ¡Muchísimas FELICIDADES a los dos! 

                                           Por gentileza de José Carlos, otras fotos de la ruta.





lunes, 4 de marzo de 2019

Por El Valle del Páramo


Sucinto resumen.
 Soleada y fresca mañana para ciclar hasta el cercano Valle del Páramo, donde el entusiasmo y las ganas de pedalear con la mejor compañía, fuere una de las rutas más bonitas de nuestro calendario.

 Salimos juntos siete bikers, aunque, en la instantánea, nos falta uno (Luciano) que por "fuerza mayor" hizo un recorrido adaptado a una necesidad imperiosa de última hora, modificando el, la ruta establecida, y acabarla un poco antes.


 Un plantel de nuevos y aventajados socios hacían el honor de participar con este Club, maravillándose con el bonito recorrido por los estrechos y serpenteantes senderos junto a los arroyos de este Valle.
 Los floreados árboles de principio de primavera, despedían una fuerte fragancia, aun sin recolectar por los insectos, esto hacía que pedalear, sea toda una  necesidad de lo más agradable.


 El trazado inicial de la ruta tenía un perfil muy "engañoso" pues, sus continuas bajadas y subidas de estos cerros hasta llegar al Valle del Páramo, "rompió" un poco el ritmo de este grupo y Víctor (el más joven) cayó en la "trampa" de principiante, haciendo un gran desgaste que unos kilómetros más adelante, pagaría con un aviso en los gemelos, recordándole que regule la marcha para mantenerse en el grupo y acabar en buenas condiciones. Todo quedó en un aviso.

 Con unas ruedas enormes en su bicicleta, se presentó Rafa. Una bicicleta eléctrica que no tenía ningún impedimento para atravesar las zonas más difíciles y complicadas del camino, pues su destreza y confianza en el manejo, parecía flotar sobre el terreno.


 Hicimos un alto para tomar algo y darnos un baño de Sol, descansando de los "rompe-piernas" anteriores.

 La marcha continuaba y Víctor empezó a rodar con fuerza tras su recuperación muscular, pero, Verónica, rápidamente le aconsejó que así no debería rodar para que no se "rompiese" y no desequilibrase la marcha del grupo. Este, obedeció el sabio consejo.

Tuvimos dos despistes de ruta y esto hizo más interesante la marcha. Gracias a la experiencia de Vicente por estos lares, pudimos regresar al camino oficial sin perdernos por los entramados caminos de la zona.

 Javier, completó la ruta  adaptándose a las calas de los pedales, no sin antes hacer la típica bajada de la bicicleta, [¡cada uno se baja de la bici como quiere!].
 Para que no se quedase solo en la anécdota, quien suscribe, hizo también una bajada de bici en solidaridad.

 En general, la ruta C de este Club Ciclista, transcurrió sin más anécdotas destacables de valorar como tal.

Pronto estaremos  agrupados en las rutas B.