Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE El BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

martes, 23 de abril de 2019

El guía perfecto.


  El broche a  la ruta de ese día, lo puso la inesperada aparición de un "oso pardo", ¡o no!, fue un "monstruo pardo", ¡o no!, era un "vociferante" y enfadado mastín apareciendo por sorpresa de entre las retamas y con sus fuertes ladridos se dirigía hacia nosotros a la carrera, mientras ese cuerpo grandote ladeaba el manto de pelo en todas direcciones, un pelaje a medio mudar y con un lamentable aspecto que daba bastante "miedo".

  Suerte para nosotros que el, también, creo que se asustó y aprovechando esa incertidumbre de miedos mutuos, bajamos de la bicicleta y con una voz fuerte y contundente, acompañada de unos frenéticos aspavientos, le hicimos frente con el ánimo de frenar su carrera y no tener problemas ninguna de las dos partes.

  Parece que funcionó y el gigante can en una retirada oportuna nos dejó pasar.
  Sin perder de vista al animal y cuando todos le dimos la espalda, nuevamente emprendió la carrera con el denuedo y osadía de "comernos" es aquí donde un extraordinario poder nos contagió en el pedaleo, acelerando la marcha y desplazándonos con temeraria velocidad hasta por fin, perder de vista a la "bestia" quedándose tranquila en su camino "llamándonos de todo".
  Segundos después, respiramos tranquilos el resto de la ruta.

                                                                             __________________________

 Sin duda esta ruta es una de las más bellas para recorrer en esta época del año, pues a pesar de haberla ciclado decenas de veces, nos sorprende como la Naturaleza se viste para cada ocasión.

Es principio de primavera y como no, los cromáticos nos ofrecen esa diversidad de tonos tan agradables a la vista que, "te pasarías allí todo el día hasta sin comer", contemplando y disfrutando del entorno tan especial.



 Nos cubría un manto de plomizas nubes y también nos acompañó todo el camino ese viento "molestillo"  que la verdad en ocasiones nos ayudó en algún difícil tramo empujando por la espalda. Solo las delicias de circular por el Valle Pinguín y junto al Arroyo de la Fuente de Pedro Díaz, hizo no tener en cuenta esas minucias ventosas.

 Nuestro perfecto guía Aure, conocedor de toda esa red de caminos tallados por el tiempo, condujo la ruta a buen ritmo, disfrutando en conjunto de estrechas sendas conejeras entre zarzas, de rápidos giros perfectamente peraltados, con abundantes y pequeños badenes generados junto al arroyo.
 Recomendado para ciclar por tan pintoresco lugar.



 Y por esas fechas también, lugares con encanto fueron testigos de las andanzas del Club, plasmando en las instantáneas el recuerdo a su paso por la dura subida a Los Resquillones, en tierras Asturianas.   Montañas de la cordillera Cantábrica a las faldas de los Picos de Europa.




   Un contraste de lo distinto que es nuestro País donde los lugares hacen disfrutar indistintamente de la localización.


  Como el ritmo que llevamos era muy alegre y dinámico, en el corto avituallamiento apenas dio tiempo para intercambiar impresiones y sin pérdida de tiempo reanudamos la marcha para que el viento, no nos enfriase.
  La tendida subida hacia la finca de Las Suertes Viejas, nos calentó afrontando el penúltimo tramo por el Alto Peral hasta el Palacio del Conde Caralt, donde sin "respirar" aparecimos en Villamanta, y siguiendo el Arroyo de Las Juntas, terminamos muy cerca de nuestro destino.





  El antiguo y ya inexistente paso ferroviario del tren, contribuyó a otro adorno de la ruta que nuestro guía perfecto, eligió para ese día. Un Domingo de Resurrección.



                                                                El recorrido quedó grabado de esta forma: